Gray Tv

Las gasolineras y las licorerías obtienen dinero de los beneficios sin ofrecer opciones de alimentos saludables

La ley técnicamente requiere opciones de alimentos más nutritivos, pero el Congreso retiró fondos

Por Jamie Grey, Lee Zurik y Daniela Molina

(InvestigateTV) – Conduciendo a través de casi cualquier pueblo de la América rural, las gasolineras tienen selecciones peculiares.

Por supuesto, existe las comidas habituales de los viajes por carretera: refrescos, papas fritas y dulces.

Tal vez una sección de camisetas con lemas divertidos o artículos imprescindibles para tu coche como contenedores de aceite y anticongelante.

Pero a menudo también hay un paquete de jamón fuera de lugar en el enfriador de cerveza. Algunas comidas congeladas al azar escondidas cerca de las bolsas de hielo. Un extraño racimo de plátanos en una cesta en la caja registradora.

La razón en muchos casos: lLas tiendas están trabajando para cumplir con los requisitos mínimos para aceptar cupones de alimentos, un programa del gobierno destinado a ayudar a los más pobres de Estados Unidos a comprar alimentos saludables. Es un programa que también puede significar mucho dinero para las pequeñas tiendas.

Muchas tiendas que aceptan cupones de alimentos que InvestigateTV visitó tenían estantes llenos de papas fritas, dulces y otros bocadillos, así como grandes refrigeradores de cerveza y otras bebidas alcohólicas. La comida fresca y/o saludable era escasa. Las regulaciones federales requieren que las tiendas almacenen algunos productos lácteos, pan/cereales, frutas/verduras y carne/mariscos, pero los críticos dicen que los estándares son demasiado bajos.

Por ley, se supone que las tiendas del programa federal almacenan regularmente múltiple diferentes tipos de alimentos que se incluyen en cada una de las siguientes categorías: frutas/verduras, lácteos, carnes/mariscos y pan/cereales.

“No todas las tiendas cumplen con los bajos estándares para estar en el programa. Entonces, hay dos problemas. Uno: los criterios son demasiado bajos. Y el segundo problema es que no hay cumplimiento para garantizar que se cumplan esos criterios”, dijo la investigadora y consultora con sede en Chicago Mari Gallagher.

En el sitio web de beneficios del gobierno, la misión declarada de los cupones de alimentos o el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP) es “complementar el presupuesto de alimentos de las familias necesitadas para que puedan comprar alimentos saludables y avanzar hacia la autosuficiencia”.

Las opciones saludables son lo que la gente, desde los operadores de bancos de alimentos hasta los defensores del acceso a los alimentos, dicen que carecen, particularmente en las tiendas rurales.

Hace siete años, los legisladores intentaron ampliar el acceso a los alimentos para los estadounidenses en los beneficios al exigir a las tiendas que almacenaran una variedad más amplia de alimentos saludables para poder aceptar el dinero de los beneficios.

Pero InvestigateTV descubrió que los requisitos de elegibilidad publicados por el Departamento de Agricultura de EE. UU. (USDA), que supervisa el programa, no cumplen con el requisito legal actual.

Eso es porque unos años después de aprobar esa ley, el Congreso efectivamente revirtió su propia ley al retirar fondos para el nuevo requisito. Entonces, aunque la ley exige más, las tiendas no están obligadas a seguir el mandato.

Los beneficios son un gran negocio

Aunque la intención del programa es ayudar a las familias a poner comida en su mesa y asegurarse de que sus opciones sean nutritivas, no siempre sucede.

Actualmente hay alrededor de 245,000 tiendas que aceptan cupones de alimentos en los EE. UU. Muchas son tiendas de comestibles típicas con carnicería, departamento de frutas y verduras y pasillos de alimentos refrigerados, congelados y estantes de comida. La mayoría de los dólares de beneficios se utilizan en tales tiendas, según el USDA.

Pero hay miles de lo que Gallagher llama tiendas “fringe” (periféricas) que también aceptan cupones de alimentos. Esas tiendas, explica, no ofrecen alimentos que puedan asegurar regularmente una dieta saludable.

“Tres razones: dinero, dinero, dinero”, dijo Gallagher.

Las gasolineras, los minimercados, las tiendas de pesquería y las tiendas con grandes estantes de licores pueden sacar provecho del programa de beneficios, sin ofrecer muchas opciones saludables para los clientes.

Mientras las personas que usan cupones de alimentos no pueden usar los beneficios para comprar licor, cigarrillos o artículos para el hogar, pueden comprar casi cualquier alimento o bebida no alcohólica, incluidas las papas fritas, las barras de caramelo y granizados.

En algunas ciudades, las tiendas de conveniencia son la única opción en la ciudad, y no ofrecen mucho para los residentes pobres, algunos de los cuales también carecen de acceso a transporte para llegar a una ciudad con una tienda de comestibles llena. Con una selección limitada, es posible que algunos clientes solo tengan unas pocas opciones saludables y opciones llenas de azúcar o sodio.

“Hay muchas personas a las que les faltan comidas porque no pueden darse el lujo, o están perdiendo comidas de calidad. Van a la gasolinera del minimercado y consiguen algo que está ahí porque tienen mucha hambre”, dijo Gallagher.

Aceptar SNAP es lucrativo para las tiendas. Desde la perspectiva de una tienda, aceptar beneficios es lo mismo que tomar una tarjeta de débito o efectivo.

“A los comerciantes les encanta estar en el programa SNAP, ¿y por qué no deberían hacerlo? Hay mucho dinero en el programa”, dijo Gallagher.

En el último año fiscal, las tiendas de conveniencia aceptaron $ 3,8 mil millones en beneficios.

Operativos encubiertos

En la zona rural de la costa norte de Luisiana, las pequeñas tiendas al costado de la carretera venden baratijas, cerveza e incluso muñecos de bebés realísticos.

Los periodistas de InvestigateTV viajaron a varias ciudades para visitar una docena de tiendas que solicitaron y se les permitió aceptar cupones de alimentos. El objetivo de los informes encubiertos: ver qué pueden comprar los residentes en sus tiendas de conveniencia locales. En algunas ciudades, esas tiendas son los únicos lugares para comprar alimentos.

Los resultados: muchos se especializaron en comida chatarra y bebidas alcohólicas, con poca o ninguna fruta o verdura fresca, rara vez carne en los refrigeradores o congeladores, y solo pequeños envases de leche cara.

En una tienda, el único letrero de frutas o verduras frescas era un estante con cinco ajís verdes y un limón mohoso.

En las zonas rurales de Louisiana, las pequeñas tiendas que aceptan los beneficios de SNAP venden artículos que incluyen muñecos de bebés realísticos máquinas de karaoke. La docena de tiendas que InvestigateTV visitó contenían principalmente bocadillos azucarados y salados, así como grandes selecciones de bebidas. La mayoría tenía frutas, verduras y carnes en conserva para cumplir con los requisitos de SNAP. Muy pocos tenían algún producto fresco o carne cruda destinada a cocinar en casa. Una tienda tenía unos ajís y un limón mohoso; otro tenía huevos expirados. Los propietarios de tiendas de conveniencia rurales dicen que puede ser difícil almacenar y mantener alimentos perecederos con entregas limitadas de camiones.

Gallagher, la investigadora con sede en Chicago, ha pasado años trabajando en la investigación de alimentos y se le atribuye la popularización del término “desierto de alimentos”. En su trabajo, ella misma ha realizado muchos reconocimientos.

“Vi una lavandería una vez que estaba en el programa SNAP. Tenían esta lavandería rechoncha y una mesita…era como una pequeña mesa de juego, con algunas cosas que vendían y aceptaban SNAP”, dijo ella.  “Vi una tienda de conveniencia que tenía pequeñas máquinas de juego allí. Había gente fumando. No tenían… realmente no tenían comida de verdad “.

Para aceptar cupones de alimentos, una tienda llena un formulario de nueve páginas, parte del cual pide a las tiendas que marquen “si” o “no” para saber si tienen el almacenamiento mínimo requerido de alimentos básicos.

El requisito actual para la mayoría de las tiendas, según el sitio web del USDA, es que cada tienda tenga tres paquetes de tres variedades de alimentos en cuatro categorías: frutas/verduras, carne/mariscos, lácteos y pan/cereales.

Por ejemplo, para cumplir con la categoría de frutas/verduras, una tienda puede tener tres latas de habichuelas verdes, tres plátanos y tres cartones de jugo de naranja.

Para aceptar cupones de alimentos (SNAP), una tienda debe almacenar al menos tres unidades de tres tipos de alimentos en cada una de las cuatro categorías principales. Se muestran ejemplos de alimentos que calificarían a una tienda para participar en el programa. El Congreso enmendó la ley hace siete años para exigir siete tipos de alimentos en cada categoría; sin embargo, esa ley está en suspenso mientras el USDA finaliza sus reglas

La sopa de tomate enlatada es calificada como una verdura. También lo es una bolsa de tater tots congelados. La carne cecina califica como carne. La salsa Alfredo en lata se puede contar como leche y cualifica como un producto lácteo.

Además de que los requisitos son bajos y algunos dirían extraños, las inspecciones para el cumplimiento de SNAP son poco frecuentes. Según un portavoz del USDA, la agencia “en general” visita las tiendas cuando solicitan inicialmente el programa. Luego, “puede” visitar nuevamente cuando soliciten una reautorización cada cinco años.

“Los colegas del USDA con los que trabajamos son muy talentosos y dedicados. El Congreso en realidad tiene que asignar dinero para que haya dinero para el cumplimiento”, dijo Gallagher.

Las reglas actuales no cumplen con los requisitos de la Ley Agrícola de 2007

Una ley actualmente refuerza los requisitos para las tiendas. Les obliga a tener más alimentos saludables en los estantes en cualquier momento.

Pero esa ley también está esencialmente archivada.

En el 2014, el Congreso aprobó un nuevo proyecto de ley agrícola, una ley de 357 páginas que abarca desde la conservación hasta los subsidios y los cupones de alimentos.

Uno de los cambios: en lugar de requerir tres variedades de alimentos en esas grandes categorías, ahora se requeriría que las tiendas tuvieran siete tipos de alimentos. Por ejemplo, en lugar de tres tipos de productos lácteos como la leche, el queso y la crema agria, las tiendas deberían tener siete.

“Nosotros lo apoyamos, y fue un buena instancia de acuerdo a la bipartidista en Washington , que fuera una meta mejor alcanzable en términos de impulsar a las tiendas a ofrecer más”, dijo Doug Kantor, de la Asociación Nacional de Tiendas de Conveniencia (NACS).

El USDA modificó sus reglas de beneficios para reflejar el cambio.

Pero poco después, la Asociación Nacional de Tiendas de Conveniencia (NACS) y un grupo de legisladores dijeron que la nueva regla era demasiado estricta para las tiendas rurales.

La Ley Agrícola del 2014 incluyó un cambio en los requisitos de SNAP para que las tiendas participen en el programa. En lugar de exigir tres “variedades” de alimentos en cada categoría, como frutas/verduras, la ley ahora exige siete variedades. El USDA escribió una nueva regla para reflejar los cambios; sin embargo, hubo significante críticas. En el 2017, el Congreso detuvo la aplicación del cambio hasta que el USDA abordó y reescribió la definición de variedad. No se ha finalizado una regla del 2019 para solucionar el problema

El requerimiento, según los de la industria y algunos legisladores, era demasiado alto.

“Desafortunadamente, cuando el Departamento de Agricultura redactó por primera vez las reglas para implementar esto, las redactó de una manera que nadie entendió o pensó que tenía sentido”, dijo Kantor.

 

En el 2016, más de 150 miembros de la Cámara de Representantes firmaron una carta diciendo lo mismo.

Los senadores, incluida la actual presidenta del Comité de Agricultura del Senado, Debbie Stabenow (D-Michigan), también escribió una carta al secretario de agricultura.

Declaró, en parte, “El costo y la carga de cumplir con la regla propuesta podrían ser demasiado altos para que estos comerciantes continúen participando en SNAP. Esto daría como resultado exactamente lo contrario de lo que se pretende: reduciría el acceso a alimentos saludables para los participantes de SNAP “.

El aguante está en la palabra “variedad”. Actualmente, solo un tipo de producto puede ser una “variedad”, so la cecina de res y un bistec solo cuentan para una variedad de carne/mariscos: carne de res. El jugo de naranja y las naranjas frescas son una variedad de frutas y verduras.

Las tiendas dicen que es muy difícil almacenar tanta variedad en una pequeña tienda rural donde las entregas son pocas y espaciadas.

Luego en el 2017, el Congreso esencialmente retiró su propio mandato en un proyecto de ley de asignaciones generales. Dijo que la regla establecida por la ley aún en efecto que no se financiaría hasta que se definan algunas definiciones. A esta fecha, aún no ha sucedido.

NACS sostiene que es difícil almacenar tantos artículos, en particular artículos perecederos necesarios, en las zonas rurales.

En parte del argumento de la asociación se expresa en su sitio web: “En promedio, las tiendas de conveniencia reciben entregas de alimentos 1 a 2 veces por semana, lo que puede dificultar el almacenamiento de ciertos alimentos, en particular los perecederos. Las tiendas de conveniencia tienen espacio y almacenamiento limitados. La tienda de conveniencia promedio es de aproximadamente 3.000 pies cuadrados, casi 15 veces más pequeña que el supermercado promedio “.

El efecto de todos estos cambios es ahora, en el 2021, mientras que la ley todavía dice técnicamente que las tiendas deben tener siete tipos diferentes de frutas y verduras, ese no es el requisito en práctica.

“La ley que redactó el Congreso es factible y, francamente, creemos que fueron claras. Como dije, el Departamento de Agricultura, yo creo, lo hizo más complicado de lo que debería haber sido de una manera que la gente no habría podido implementar ”, dijo Kantor. “Esperamos que terminen el trabajo de simplificar eso pronto para que todos puedan cumplir con la nueva ley y ofrecer más”.

 

El USDA respondió preguntas por correo electrónico, pero la agencia se negó a hacer una entrevista en cámara. InvestigateTV preguntó específicamente al USDA por qué no ha finalizado la regla que pondría el programa en sintonía con la ley.

Un portavoz respondió por correo electrónico: “El Servicio de Alimentos y Nutrición (FNS) del USDA recibió comentarios importantes en respuesta a la regla propuesta. Actualmente, FNS está determinando los próximos pasos apropiados para equilibrar los requisitos mejorados de almacenamiento de los minoristas con los costos y las realidades operativas de tales cambios “.

Banco de alimentos reemplaza tienda de comestibles

La última tienda de comestibles en Pine Hill, Alabama, cerró hace unos 30 años, según el recuerdo de antiguos residentes.

Todo lo que queda ahora es una tienda de dólar y dos gasolineras

“Incluso cuando era pequeño, no había mucho aquí. Pero teníamos tres tiendas de comestibles y ahora no hay ninguna tienda de comestibles ”, dijo Edith Ruffin, quien creció en Pine Hill y ahora vive en Selma.

La ironía: Ruffin ahora administra el banco de alimentos de la ciudad desde uno de los viejos edificios de la tienda de comestibles.

Unas cuantas veces a la semana, Ruffin carga su automóvil y recorre las 60 millas entre su casa en Selma y su ciudad natal para administrar el banco de alimentos.

El banco de alimentos Pine Hill Mission cofundado por Edith Ruffin le sirve a más de 17 condados cercanos. El banco de alimentos funciona en un antiguo edificio de un mercado. Con opciones limitadas de alimentos saludables, Ruffin dijo que es uno de los únicos lugares donde las personas pueden obtener productos frescos y otros artículos perecederos

“Dollar General es solo productos enlatados y, ya sabes, bocadillos. Puede que tengan verduras enlatadas, pero no hay cosas frescas allí “, dijo Ruffin. “Aquí, en el banco de alimentos, podemos darles papas y tomates. Hemos sido bendecidos con un enfriador de tres puertas ahora para que pueda agregar productos lácteos “.

Un camarógrafo de InvestigateTV visitó las tres tiendas que aceptan cupones de alimentos en Pine Hill. Había opciones para verduras, frutas y carne enlatadas y congeladas, pero como dijo Ruffin, los alimentos frescos eran prácticamente inexistentes.

“Entonces, es solo el banco de alimentos en sí mismo aquí… solo el banco de alimentos. Sé que muchos de ellos vienen aquí y me llaman más tarde cuando hacemos un sorteo y dicen: ‘Muchas gracias, ya sabes, porque no sé qué haríamos si el banco de alimentos no estuviera disponible,” dijo Ruffin.

Las grandes tiendas de comestibles más cercanas son el Piggly Wiggly a 25 minutos en Camden y el Walmart a 15 minutos en el próximo condado.

“Si miras a la gente de bajos ingresos, ¿cómo puedes pagarle a alguien por llevarte allí? No tienes dinero para ello, o si lo consigues…. llegas y pagas la gasolina para que alguien te lleve, hay un hueco en tu dinero para comprar comida ”, dijo Ruffin.

Gallagher implementó su modelo especial de déficit de comidas faltantes en el condado de Wilcox, donde se encuentra Pine Hill, un pedido de InvestigateTV para obtener una imagen más clara del hambre en el condado.

El objetivo: tener en cuenta todo tipo de cosas a nivel local, desde el empleo estacional y los beneficios del gobierno hasta los almuerzos escolares y las despensas de alimentos, para averiguar cuántas personas le falta comidas cada día, semana y año.

Sus conclusiones: Las personas que viven en el condado de Wilcox se pierden aproximadamente 685,000 comidas al año, lo que equivale a casi 1 millón de libras de alimentos. Dicho de otra manera, cada familia se pierde en promedio tres a cuatro comidas a la semana.

El área de Pine Hill es una de las partes más extensas del condado. El alrededor de 1.100 residentes se pierde más de 67.000 comidas cada año. Las familias también se pierden de tres a cuatro comidas a la semana en promedio.

Este mapa muestra cuántas comidas se pierden cada año en varios grupos de bloques del condado de Wilcox, Alabama. Pine Hill se encuentra en una de las áreas más estresadas del condado, según el análisis y el mapeo. Mari Gallagher Research and Consulting Group analizó los datos locales del condado de Wilcox, así como los del condado de Ashtabula, Ohio, a pedido de InvestigateTV .(Mari Gallagher Research and Consulting Group)

Resolviendo los problemas del hambre en analizando el acceso y en educación

El condado de Wilcox ha sido clasificado como el peor condado de Alabama para vivir. Hace casi diez años, los datos del censo lo clasifico como el condado más pobre de Estados Unidos por ingresos familiares.

Tiene un cuento complicado y llena de historia, gran parte del condado esta vinculado a la esclavitud. Es un lugar donde ahora viven descendientes de esclavos, hogar de personas que marcharon de Selma a Montgomery.

Y para muchos, es un hogar que no abandonarán. Pero para quedarse, necesitan ayuda.

Tamika Dial trabaja como coordinadora de la Oficina de Extensión del condado de Wilcox. Para ella, ayudar a las zonas rurales de Alabama tiene un propósito personal, pero no puede hacerlo sola.

“Es mucho vivir en una zona rural de Alabama. No lo cambiaría por nada del mundo, pero hay muchas cosas que si alguien realmente se tomara el tiempo para escuchar lo que estamos diciendo, puede ver que necesitamos ayuda aquí “, dijo.

Algunos de los mayores obstáculos en el condado, dijo Dial, se reducen al acceso a los recursos y al transporte para llegar a esos recursos.

Dado que muchas personas están encerradas en sus pueblos con solo gasolineras o tiendas de conveniencia, están atrapadas con las opciones que existen allí. Además de la falta de opciones, Dial dijo que los precios también son peores, lo que significa que los cupones de alimentos no se extienden tanto.

“Cuando vienes a una zona rural de Alabama, no tienes suficiente competencia, por lo que pagarás más”, dijo Dial.

InvestigateTV miró los precios en las tiendas de conveniencia rurales, una tienda de dólar y la gran tienda de comestibles en Camden. Muchos artículos tenían el doble del precio por peso y a menudo, las opciones eran solo comparar alimentos frescos con opciones enlatadas.

InvestigateTV comparó los precios de varios artículos comestibles en el condado de Wilcox en Junio del 2021. Los precios de las tiendas de conveniencia y del dólar se calculo en persona; los precios de Piggly Wiggly son de los anuncios semanales de la tienda. Algunos productos solo estaban disponibles en latas, como se indica en el gráfico

Dial dijo que han trabajado con las tiendas en un intento por obtener más opciones de alimentos frescos, pero que los dueños no han tenido suerte manteniendo las existencias o vendiéndolas.

“Muchas de nuestras tiendas de conveniencia comenzaron a quejarse porque estaban perdiendo dinero porque mucha gente no iba a comprar frutas y verduras frescas. Estarían comprando papas fritas, dulces y chicle, y los dueños de negocios empezaron a sufrir pérdidas al intentar hacer eso”, dijo Dial.

Ahora, gran parte del enfoque de su oficina es educar a las personas para que tomen decisiones más saludables. Ayudan a enseñar a los niños en edad escolar a comer verduras. Hablan con la gente sobre la elección de barras de granola en lugar de dulces y agua potable y jugo 100% natural en lugar de mezclas de jugo llenas de azúcar.

La oficina también trabaja con las tiendas para que las opciones saludables se destaquen.

“Hacemos todo lo posible para asegurarnos de que todos esos artículos buenos sean los artículos que ve cuando alguien entre por primera vez a la tienda. Como tú agua… tus jugos 100%”, dijo Dial.

Para Dial y sus compañeros de trabajo, ayudar a las personas a tomar decisiones saludables, incluso cuando esas opciones son escasas, es de vida o muerte.

“Opciones saludables … porque te hace vivir más tiempo. Elimina la obesidad. Disminuye la frecuencia cardíaca, reduce la diabetes, el colesterol y si podemos tener estos niños a una edad temprana, podemos eliminar muchos problemas de salud que puede haber en nuestras comunidades rurales”, dijo Dial.

Pero como muchos que trabajan en áreas rurales y dedican tanto tiempo y corazón, Dial dijo que necesitan ayuda.

“No estamos pidiendo limosnas. Solo pedimos ser reconocidos y notados y ayudarnos a combatir todas estas disparidades que tenemos en las zonas rurales de Alabama”, dijo Dial.

Soluciones

En el condado de Wilcox, Edith Ruffin, quien dirige el banco de alimentos, planea seguir haciendo lo que pueda en un nivel pequeño. Su próximo gran objetivo: conseguir un camión de comida fresca que llegue a Camden para recorrer los 25 minutos por la carretera hacia Pine Hill.

“Creo que si pudiéramos hacer que ese camión de frutas y verduras pasara por esta área, podríamos hacer más”, dijo Ruffin.

Una vez trató de transportar frutas y verduras frescas del camión Camden, pero la paleta se cayó de su automóvil a la carretera. Ruffin dijo que casi se derrumba y está demasiado preocupada para intentarlo de nuevo.

Por ahora, también se apoya en la generosidad de los demás. El banco de alimentos de Selma ayuda a donar alimentos y una empresa local ayuda a dar dinero para comprar más.

Dial, de la oficina de extensión, espera que más tiendas consideren venir al condado.

“Creo que necesitamos que nos examinen más de cerca y veamos los problemas y veamos lo importante que es que necesitemos … necesitamos más tiendas en nuestra área”, dijo ella.

Cuando se trata del panorama general, Gallagher espera ver cambios en la mentalidad y la política.

“Si no quieres hacerlo por imperativo moral, puedes hacerlo por imperativo económico. Quiero decir, porque al final, ya sabes, vamos a tener una fuerza laboral que no puede prestar atención a esto, mucho trabajo perdido debido a enfermedades relacionadas con la dieta”, dijo Gallagher.

Una posible solución que propone Gallagher es incorporar el cumplimiento de SNAP en las inspecciones del departamento de salud, ya que alguien ya entra en las tiendas con regularidad a nivel de condado.

“Juntemos algo de dinero para el cumplimiento porque todos comemos como parte de la condición humana, y los alimentos y el acceso a los alimentos deben ser una parte consciente del mantenimiento de nuestra infraestructura”, dijo Gallagher.

Editado por Stephanie Czekalinski